COMUNICADO:

Los cementerios militares
de los peñones españoles norteafricanos


Levantar un cementerio militar español es,

moralmente, como arriar la Bandera de España.






Ha sorprendido, a muchos, la dolorosa e incomprensible decisión publicada en el BOE (Núm. 163 de 7 de julio de 2101) sobre el levantamiento y traslado de los cementerios militares de los peñones de Alhucemas y Vélez de la Gomera.

Aunque en el citado “anuncio” no se especifiquen los motivos de la citada decisión, es obvio, y las informaciones sociales así lo manifiestan y justifican, que se ha debido a su grave estado de conservación (otra motivación...

[Leer más]

[Cerrar]

Segunda Guerra Mundial – Rusia
Campaña Otoño 2019

Objetivo general.

Explorar el campo de batalla de Krasny Bor (10 de febrero de 1943) para localizar y recuperar restos de divisionarios, caídos en combate y que quedaron sobre el campo.

Se estima que en esa batalla murieron unos 1.000 combatientes españoles, de los que unos 800 quedaron tendidos en terreno enemigo, y el resto fallecieron en hospitales militares de campaña o cuando estaban prisioneros.

 

Hipótesis de trabajo.

Se ha trabajado sobre la hipótesis de que la mayoría de los restos de los citados 800 divisionarios, estarían mayoritariamente en las trincheras y bunkeres españoles del campo de batalla. Esta hipótesis se basa en los siguientes datos:

  • Los capitanes Oroquieta y Palacios relatan, en sus memorias, que los heridos eran llevados a los bunkeres, donde muchos fallecían, sin poder ser evacuados.
  • Estos mismos y otros testigos atestiguaron que los soviéticos remataban a los heridos, incluidos los suyos, que no podían andar por sus propios pies.
  • El hallazgo por ciudadanos rusos de, al menos, 8 combatientes españoles, en el sector y a caballo de la carretera de Leningrado a Moscú, parecían confirmar las informaciones anteriores.

En consecuencia, se decidió explorar la primera línea de trincheras, a caballo de la autovía de San Petersburgo a Moscú. La campaña de otoño de 2018, se exploró la primera línea al este de la autovía, entre sus proximidades y el “trincherón” (foso antitanque).

Objetivo para esta campaña.

Terminar de explorar la línea de trinchera al este e inmediata a la autovía, que quedó sin hacer en la campaña de otoño de 2018.

Continuar la exploración la trinchera de primera línea del frente español, al oeste de la autovía de San Petersburgo a Moscú, lo más próxima a ella. Esta trinchera parte desde la zona que se ha hecho la prospección este año, y se dirige hacia el río Ishora, con una orientación sensiblemente SE – NO.

 

Calendario.

El terreno objeto de las prospecciones está explotado por una cooperativa ganadera, de la que hay que recabar la autorización y contraprestaciones correspondientes, y es la que fija la fecha, en función de la fecha de recogida de la cosecha del pasto que, a su vez, depende de la climatología.

La fecha de trabajo fijada fue entre el 14 y 18 de octubre (lunes a viernes) de este año. El equipo de la FI viajó a Rusia del 13 al 20 del citado mes.

 

Equipo de trabajo.

El equipo de la FUNDACIÓN INDORTES estaba compuesto por cuatro personas, dos patronos, un forense y un colaborador miembros del staff asesor de la Fundación.

La exploración y labores de excavación corrió a cargo de una brigadilla, compuesta por expertos rusos en estos cometidos, dependiente de la organización alemana VDK, con la que la FI tiene un acuerdo de colaboración.

Estos equipos estuvieron apoyados por una intérprete de ruso y español, y por una máquina retroexcavadora.

 

Trabajos de prospección y excavación.

El día lunes 14 se dedicó a los trámites administrativos y reunión de coordinación.

El 15 se prospectó el tramo de trinchera pendiente, unto y al este de la autovía. Recuperando, sobre la trinchera, los restos de un combatiente, seguramente de un muy joven combatiente soviético.

El resto de los días, del 16 y al 18, se abrieron la trinchera de primera línea y los búnkeres anexos, al oeste de la autovía, y en una extensión de unos 600 metros. Sin resultados positivos, aunque encontrando gran cantidad de chatarra de material de guerra, y la evidencia que estos atrincheramientos fueron ocupados por los rusos, después de la batalla, por los tubos cerámicos de desagüe de las trincheras y materiales rusos encontrados.

Además, se ha constatado que, los búnkeres han sido sistemáticamente excavados por buscadores de militaría, para coleccionismo particular o para venta, no tanto las trincheras, donde el rendimiento es mucho menor en este aspecto.

 

Conclusiones.

Las evidencias de las campañas de 2018 y 2019, sobre Krasny Bor, son que las hipótesis de trabajo no se cumplían, en su mayor parte, porque después de haber levantado una distancia de unos 1.200 m de longitud de trinchera de primera línea del frente, a caballo de la carretera de Leningrado a Moscú, y con sus respectivos búnkeres, solo se han localizado los restos cadavéricos de seis españoles, en las trincheras y ninguno en los búnkeres. Es destacable que cinco de estos españoles, estaban juntos en un ramal de trinchera, de muy escasa profundidad (35 cm) que no fue reutilizada por el Ejército Rojo.

Según la opinión y la experiencia de la brigadilla de trabajo, los rusos no solían hacer, en estos casos, fosas, comunes, sino que al reutilizar estas instalaciones sacarían los cadáveres y los sepultarían, en sus inmediaciones y en pequeños grupos, aprovechando los embudos grandes de las explosiones.

 

Consecuentemente se pretende seguir con las prospecciones de la batalla de Krasny Bor, centrándose más en las proximidades de la primera línea de trincheras, por el procedimiento de sondeos por medio de las varas de acero de la brigadilla rusa, de eficacia demostrada. Sin descartar, a priori, otros procedimientos.